Proyecto del CEMyRI sobre integración sociolaboral de ciudadanos marroquíes

El Centro de Estudio de las Migraciones y las Relaciones Interculturales (CEMyRI) de la Universidad de Almería ha empezado el trabajo de campo para su “Estudio preliminar sobre la integración socio-laboral de la población marroquí en Andalucía”, una investigación que permitirá la definición de una serie de estrategias innovadoras encaminadas a la inserción de este colectivo en época de crisis.

El estudio, de carácter autonómico, consiste en la recogida de datos de centros de la administración andaluza de especial interés por su trabajo en atención directa a inmigrantes marroquíes. Los investigadores de la UAL también se entrevistarán con especialistas y académicos de universidades andaluzas, agentes sociales marroquíes y entidades asociativas comprometidas con el fenómeno migratorio.

Las preguntas profundizan principalmente en la inserción laboral y la integración social y su relación con otras variables como la religión y aspectos idiomáticos, actitudes y racismo, educación y segunda generación, sociabilidad y aspectos residenciales, políticas públicas y salud. El actual contexto de crisis económica y los recientes cambios legislativos determinarán los resultados de esta investigación.

Hasta ahora se han recogido datos del Instituto Municipal de Formación y Empleo del Ayuntamiento de Granada (IMFE), la asociación Granada Acoge, la Mezquita del Albaicín, la asociación para la Cooperación y Desarrollo en el norte de África (CODENAF) y la Facultad de Trabajo Social de la Universidad de Granada, entre ellos, el profesor Mourad Aboussi.

Más información en este enlace.

Anuncios

Premio Federico Mayor Zaragoza 2012

Mi ensayo titulado “Intentos de desarrollo ante una globalización discriminatoria. Avances y retrocesos de la cooperación” fue galardonado con el premio Federico Mayor Zaragoza 2012 de la Universidad de Granada. El ensayo parte de la reflexión sobre el contexto de las revoluciones árabes para resaltar los factores y las circunstancias que provacaron múltiples “décadas perdidas” del desarrollo mediante modalidades de cooperación fracasadas y lecturas erróneas de las potenciales estrategias para intervenir ante una globalización discriminatoria. El ensayo concluye invitando a refundar el concepto de  desarrollo y de democracia planteados desde el Norte, aprovechando la crisis sistémica que vivimos en la actualidad y que requiere más bien consenso que respuestas unilaterales.

Jornadas “Repensando África, perspectivas desde un enfoque multidisciplinar”

Los días 23 y 24 de marzo de 2012 se celebran en Granada las Jornadas “Repensando África, perspectivas desde un enfoque multidisciplinar” organizadas por la Fundación Habitáfrica, en colaboración con varias instituciones y con la participación de expertos africanos y españoles de diversas universidades, centros de investigación y colectivos que actúan en África y en Andalucía, especialistas en temas como economía, feminismos africanos, derecho internacional, migraciones, agroecología o derecho al hábitat.

Para más información sobre el programa de las jornadas, visitar la página: http://repensandoafrica.habitafrica.org/index.php/jornadas-ug?layout=blog

 

Hacia una gobernanza global del desarrollo

Se acaba de publicar el libro Desarrollo humano: teorías y aplicaciones donde he escrito un capítulo con un compañero de la UGR, sobre la gobernanza global del desarrollo. Tras una breve revisión de las ideas claves de la Teoría Económica del Desarrollo, se aborda la problemática de la cooperación al desarrollo y su fracaso en generar igualdad y oportunidades. Las conclusiones llaman a más ética y nuevas formas de configuración de la agenda de desarrollo:

“Pasada más de una década del siglo XXI, y a pesar de los más de 60 años de Cooperación Internación al Desarrollo, las diferencias económicas entre países siguen acrecentándose. Sin duda ha habido avances significativos en el campo del desarrollo, pero la persistencia de la pobreza y el aumento de las desigualdades existentes entre las clases más ricas y las más pobres tanto a nivel internacional como dentro de los propios estados nos dan una muestra palpable de que las teorías y las prácticas no han facilitado las respuestas necesarias para acabar con esta situación. En este sentido se hace imprescindible una gobernanza global del desarrollo que implique un diagnóstico minucioso de las ideologías y de los enfoques, por parte de la comunidad científica, de la sociedad civil y de los técnicos de cooperación. Esta evaluación se plantea para orientar la configuración de las políticas nacionales e internacionales de desarrollo e influir en ellas. Servirá de igual modo para garantizar una ética global de la política, entendida como cohesión y coherencia en la realización de los compromisos mundiales”.